Redacción NTR 2 octubre, 2018

Andrew Wardle, de Manchester, Inglaterra, pasó cinco días en coma luego de tener relaciones sexuales por primera vez, luego de que se le implantara un pene biónico durante una complicada cirugía en el hospital universitario de Londres.

Wardle, de 45 años, decidió a inicios de 2018 someterse al implante después de analizarlo durante décadas, aprovechando los avances tecnológicos y médicos ya que debido a una malformación congénita nació sin su miembro viril.

Debido a su malformación sus padres lo abandonaron al poco tiempo de nacer y fue dado en adopción, lo que provocó que su vida fuera atormentada física y psicológicamente.

Durante su adolescencia y juventud intentó quitarse la vida en dos ocasiones debido a su carencia, misma que ocultó a sus amigos y novias, con las cuales nunca tuvo relaciones sexuales.

En el proceso de cirugía los médicos “recuperaron” su órgano a partir de piel, músculos y nervios extraídos de uno de sus brazos; y para incorporar el flujo sanguíneo emplearon una vena de una de sus piernas.

Los médicos descubrieron que el coma fue inducido por un problema en la vesícula biliar, la que fue retirada mediante el proceso de laparoscopía.

Actualmente Wardle se recupera en Manchester junto a su prometida y planean tener hijos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *